El calefón no enciende. ¿Qué puedo hacer?

El funcionamiento de las pilas

Una de las causas más frecuentes de que un calefón deje de funcionar es la pila agotada. Sí, ese pequeño componente que a menudo pasamos por alto puede ser la razón detrás de los problemas de encendido. Antes de que te preocupes y busques ayuda profesional, te recomendamos seguir estos pasos simples para verificar la pila de tu calefón.

Antes de llamar al técnico, verifica la pila del calefón: Una guía paso a paso.

A. Localiza el calefón y asegúrate que esté apagado

Es importante garantizar tu seguridad antes de comenzar cualquier tipo de inspección en el calefón. Asegúrate de que el calefón esté completamente apagado y que no haya ninguna fuente de gas cercana.

B. Verifica el estado de la pila

Una vez que hayas localizado la pila, observa si está corroída o si hay signos de oxidación. Estos pueden ser indicadores de que la pila está agotada y necesita ser reemplazada.

Si notas que la pila está en mal estado, retirala con cuidado y reemplazarla por una nueva del mismo tipo y modelo. Asegúrate de seguir las instrucciones del fabricante para instalar la nueva pila correctamente.

C. Prueba el calefón

Una vez que hayas instalado la nueva pila, enciende el calefón y verifica si funciona correctamente. Si todo está en orden, ¡felicidades! Has resuelto el problema por tu cuenta.

Recuerda, verificar la pila del calefón es solo uno de los pasos básicos que puedes seguir antes de llamar a un técnico. Sin embargo, si después de realizar esta verificación tu calefón sigue sin funcionar correctamente, es posible que haya un problema más serio que requiera la atención de un profesional.

Esperamos que esta guía te haya sido útil y que puedas resolver cualquier problema relacionado con tu calefón de manera rápida y sencilla. ¡Nos vemos en el próximo artículo!

El funcionamiento del gas

Si el calefón no prende al abrir la llave de agua caliente, lo primero que debes hacer es revisar si hay gas llegando al aparato. Para hacer esto, puedes revisar que la llave de paso del gas esté abierta y que la manguera que conecta el calefón con la tubería esté en buen estado y bien conectada.

A. Revisa el estado de la válvula del gas

Si conectas la válvula al cilindro y giras la perilla y no hay suministro de gas eso quiere decir que tu válvula está defectuosa

B. Revisa que el cilindro contenga gas

Levanta el cilindro (botellón) para asegurarte que contenga gas

C. Revise que la manguera que suministra gas no esté doblada

Si una vez revisado los pasos anteriores aún no hay suministro de gas revisa toda la longitud de la manguera así verificarás que no esté doblada e impida el paso del gas

Esperamos que esta guía te haya sido útil y que puedas resolver cualquier problema relacionado con tu calefón de manera rápida y sencilla. ¡Nos vemos en el próximo artículo!

Síguenos en